El arroz Sakamai, como un diamante en bruto

Hay un cuento en el que el dios del arrozal baja al pueblo en primavera y regresa a la montaña en otoño. Esta fábula coincide justo con el calendario agrícola de arroz

En primavera comienzan los preparativos para la siembra del arroz y se planta antes de que llegue el pleno verano. Luego, se cosechan las espigas de arroz doradas en otoño. En Japón, se cultivan dos tipos de arroz: uno es para comer y otro es para hacer el sake, sakamai.

En relación con lo que acabamos de decir, ¿qué diferencia hay entre ellos? Esta puede apreciarse en el tamaño del grano: el de sakamai es más grande que el corriente, y esto es porque se pulimenta para quitar las sustancias que contiene la superficie del grano de arroz, como proteínas, grasas o minerales, que influyen a la hora de fermentar el sake. Mientras el arroz normal tiene un nivel de pulido de unos 10% solamente, sakamai se pule hasta la mitad o más para dejar el centro del grano, donde contiene la fécula. Por ejemplo, el sake Dassai, una marca reconocida a nivel mundial es el que ha logrado tener un nivel de pulimentación de hasta un 23%, tirando casi el 80% de arroz. Según los expertos, dicen que cuanto mayor sea el grado de pulido, el acabado será más refinado. Se podría considerar que el sakamaies como un diamante en bruto.

Ahora sabemos más acerca del sakamai, sin embargo, no se puede hacer sake solamente con el arroz, sino que se necesitan dos ingredientes más. Son el famoso hongo nacional que se llama Aspergillus oryzae, o mejor dicho koji en japonés, y el agua. Aunque no está escrito en la etiqueta de la botella, el agua es lo que define el sabor, textura y aroma del sake. Si se usa agua suave, el proceso de fermentación se demora relativamente, y, como consecuencia, el sabor del sake suele resultar más dulce, menos ácido y logra tener una textura suave. En cambio, si se elabora con agua dura, la que contiene abundantes minerales, termina acabando con un sabor más seco y ácido. 

Tanto el agua como el arroz son los frutos de la naturaleza que nacen de la tierra japonesa. Cuando el dios del arrozal está descansando, nosotros hacemos el sake con sus regalos.

No te pierdas

Cuota

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
en tema

Artículos Relacionados

El castillo negro y el más chic de Japón, Matsumoto-jyo

NAGANO: El castillo de Matsumoto

El castillo de Matsumoto se construyó originalmente en el periodo de los Estados en guerra (Sengoku, 1467-1615) y es la torre del homenaje de cinco

TOKIO: Ozawa Shuzo

A una hora y media en tren de Shinjuku se encuentra la naturaleza de Satoyama. Aquí se elabora el famoso sake Sawanoi en la bodega

Amazake, una bebida clásica de verano de Edokko

TOKIO: Amazake de Amanoya

Hay poca gente que conoce que el amazake era una bebida nutritiva de verano durante la época de Edo. Es de origen natural y solamente

Scroll to Top